El IlusionismoConsiste en crear la ilusión de que algo imposible está ocurriendo. Suelen ser apariciones, desapariciones, transformaciones, uniones, y diversos fenómenos que rompen las leyes de la física y la lógica

Ver mas...

La magiaMagia son las artes, conocimientos y prácticas con que se pretende producir resultados contrarios a las leyes naturales conocidas valiéndose de ciertos actos o palabras.

Ver mas...

El Ultimo gran MagoCuando Harry Houdini (Guy Pearce), el famoso mago escapista, llega a Edimburgo en su gira mundial. Mary (Catherine Zeta-Jones), una atractiva y misteriosa médium, acepta el desafío.

Ver mas...

David Copperfield al parlamento europeo

La sorpresa saltó cuando, bien entrada ya la noche del 8 de Junio, el conocido mago se presentó en la sede del Ministerio asegurando tener en su poder centenares de miles de votos que le acreditarían como uno más de los nuevos representante oficiales del Estado ante el Parlamento Europeo, generando con ello un desconcierto pocas veces visto en todas las personas allí presentes, con el ministro del Interior, señor Rugalcava, a la cabeza.


En un primer momento, tal y como han confirmado a este medio algunas de las personas que presenciaron los hechos, las afirmaciones del mago norteamericano causaron un ataque generalizado de risa entre los presentes, incrédulos ante las desconcertantes palabras pronunciadas con toda seriedad por el señor Copperfield. La sorpresa vino cuando, lejos de retractarse en sus palabras, David Copperfiled comenzó a sacar de su chistera, una tras otra, miles de papeletas electorales que aún mantenían fresco el inconfundible olor a urna plenamente característico de aquellos votos que efectivamente han sido obtenidos a través de un cauce legal y democrático, todas ellas además selladas con sus correspondientes sobres. Los rostros desencajados de los miembros del Ministerio, según nos apuntan nuestras fuentes en el lugar, no dejaban lugar a duda sobre la validez de las papeletas presentadas ante ellos por el mago de Nueva Jersey.

La sorpresa fue aún mayor cuando, tras procederse a la pertinente apertura de los sobres para comprobar su contenido, los allí ubicados pudieron contemplar que la inmensa mayoría de las papeletas presentadas por el ilusionista tenían en común ser parte de los votos emitidos por la ciudadanía en apoyo a la candidatura Iniciativa Internacionalista, aunque se pudieron ver también algunos otros votos correspondientes a otros partidos tales como el PA, el PP, EA, y en mayor medida el PSOE. En cualquier caso, según nos aseguran los miembros del Ministerio consultados por nuestro consejo de redacción, la aparición de votos de estos otros partidos puede ser entendida como simple anécdota en comparación con la desorbitada cantidad de votos correspondientes a la candidatura abertzale-proetarra-proterrorista que el mago no dejaba de poner sobre la mesa.

Preguntado al respecto, David Copperfield ha asegurado a este diario que todo se debe a su habilidad para hacer desaparecer cualquier tipo de objeto ante la vista de los presentes, aun cuando se encontrara a miles de kilómetros de distancia del lugar donde se sucedan los hechos. “Con todo esto simplemente quería poner de manifiesto, una vez más, que soy el mejor mago del mundo, haciendo desaparecer miles de votos de una candidatura legalmente constituida, en este caso Iniciativa Internacionalista, ante la mirada atónita de los presentes en el conteo de los mismos, que, una vez habían contado y validado de manera oficial el voto, o mientras se disponían a hacerlo, debían contemplar asombrados como los mismos desparecían de sus manos o de las mesas electorales sin dejar ningún tipo de rastro." "Para no sembrar la sospecha de que era un ataque claramente predeterminado, decidí también hacer desaparecer algunos votos de otras candidaturas, pero pocos”. Cuestionado al respecto del por qué había decidido escoger la candidatura de Iniciativa Internacionalista para llevar a cabo su acción, la respuesta fue un tanto sorpresiva “si lo hice fue porque al llevar a cabo la planificación de la acción esto fue lo que me recomendaron algunos amigos que tengo en el CNI banañol, que ya estaban al tanto de que esto sucedería, aunque han sabido guardar un oportuno silencio”. Además, según sus propias palabras, con este acontecimiento estaríamos ante la superación con éxito del mayor reto que el norteamericano se había marcado hasta ahora en su muy dilatada carrera como ilusionista internacionalmente reconocido. “Incluso cuando hice desaparecer la Estatua de la libertad tuve menos trabajo que en la noche del pasado domingo en Banaña”, nos reconoció orgulloso durante nuestra entrevista.

En realidad, entre hacer desaparecer la Estatua de la libertad y hacer desaparecer directamente la libertad, tal y como es el caso ante el que nos encontramos, la carrera del mago ha dado un salto cualitativo que está siendo alabado ya por sus principales colegas en todo el mundo. A consulta de este diario, el ilusionista banañol Anthony Blake nos ha asegurado estar absolutamente asombrado por la hazaña de su colega “Jamás hubiera pensado que se pudiera llegar a tanto en esto del ilusionismo. Es evidente que esto sólo puede suceder en Banaña, país pionero en esto de hacer desaparecer los votos por arte de magia. David sabía bien el Estado que elegía para llevar a cabo su acción que tan buenos resultados le ha dado. Sólo me queda felicitarlo y darle mi enhorabuena.”.

Por su parte, el Ministro del Interior, señor Alfredo Pérez Rugalcava, ha tenido que salir al paso de las afirmaciones de fraude electoral que ya se expandían como la pólvora por algunos medios de información radicales, ante los extraños resultados electorales que se estaban dando de manera oficial por la web del ministerio para multitud de localidades en todo el Estado. Ante las constantes preguntas de los periodistas sobre este asunto, Rugalcava ha afirmado en rueda de prensa que “Como ahora se puede comprobar, todo se debía a un robo secreto de los votos, algo completamente ajeno a las competencias del Ministerio”. Según las palabras del ministro “Durante las dos horas que tuvimos entre el comienzo del recuento de votos y el momento de hacer públicos los primeros resultados oficiales, comenzamos a observar como desde miles de colegios electorales se nos hacía saber que, una vez los votos iban a ser contabilizados, las papeletas desaparecían de las mesas, e incluso de las propias manos de los presentes, justo antes de poder ser contabilizados o, en el mejor de los casos, una vez estos habían sido ya apuntados en las actas, haciendo esto imposible que se pudieran cuadrar las cuentas finales con el número total de votantes que habían tenido a bien ejercer su derecho al voto en esa mesa electoral”. “Ante tal situación, y con la única intención de no asustar a la ciudadanía con algo que ni si quiera nosotros mismos, altos cargos del Ministerio, podíamos comprender, decidimos hacer una reorganización de los votos perdidos, enviando muchos de ellos hacia partidos pequeños que sabíamos ya de antemano que no iban a obtener ninguna representación, así como el resto hacia las cifras del voto nulo y el voto en blanco, algo mucho menos problemático que tener que adjudicarlos a los grandes partidos que se estaban disputando entre sí los parlamentarios a escoger, evitando en todo momento que se pudiese dar un resultado fraudulento en los comicios.".

Posteriormente, ya en entrevista privada, ante las preguntas del representante de este diario sobre la validez legal de esta práctica y las posibles consecuencias que ello hubiera podido tener en el resultado final de las elecciones, la respuesta del ministro fue la siguiente: "Al no conocer si quiera a que candidaturas pertenecían los votos que se estaban perdiendo, nadie nos podrá acusar de actuar de mala fe. Sin duda alguna, la vía del voto blanco y el voto nulo fue la mejor opción, así ningún partido podría quejarse de que se le estuviera robando votos a ellos para apuntárselo a otros partidos con los que competían directamente por los europarlamentarios a elegir. Total, unos pocos votos de más a pequeños partidos no hacen daño a nadie, pero si la inmensa mayoría de los miles de votos que se nos iban apuntando como perdidos hubiesen ido a parar a las filas de estos u otros partidos mayoritarios, y con ello se hubiese condicionado el resultado electoral, entonces sí que se podría haber formado el escándalo que queríamos evitar a toda costa por el bien de la imagen de Banaña ante el exterior. Nuestra decisión fue la correcta”. Preguntado igualmente ante el por qué, a pesar de que las papeletas presentadas por el mago correspondían cada una de ellas con alguna de las candidaturas presentadas, se había decidido finalmente dar el puesto de Eurodiputado a la persona de David Copperfiled, la explicación del Ministro ha sido clara y contundente: “Hemos decido darle el último Europarlamentario al señor Copperfield en reconocimiento a su estupenda labor como continuador de una tradición banañola que viene ya de algunos siglos atrás y que no podemos permitir que caiga en desuso. Sólo por su habilidad demostrada como ladrón de votos, ya se lo merece, es más, estamos pensando incluso en darle la nacionalidad y un título nobiliario para que se pueda sentir plenamente integrado con las raíces bañañolas de la tradición. Además, viendo que la inmensa mayoría de las papeletas presentadas por David se corresponden con votos emitido a favor de la candidatura de II-SP, ¿no querrá usted que le demos el representante a los etarras, no?”.

Otro de los representantes del gobierno de Banaña que ha querido pronunciarse sobre el tema, en este caso a modo de justificación personal, ha sido la ministra Mª Teresa Fernández De la Vogue “Ahora se entenderá mejor el por qué de mis nervios a la hora de dar a conocer los primeros resultados oficiales, que incluso me llevaron a olvidarme de dar el resultado de la última coalición que había obtenido representación en los comicios”. “Era tal el desconcierto ante las noticias sobre la pérdida de votos que nos estaban llegando, entre ellas las de mi propio colegio electoral, que había entrado en un estado de shock. Gracias a Dios ahora todo el mundo puede saber cuál era la verdadera causa de este estadon de nervios y nadie pensará que eran fruto de mi incompetencia y/o inexperiencia en estas labores”. Por su parte, el presidente del Gobierno, señor Rodriguez Zapatoso, ha preferido no hacer una valoración de los hechos y remitirse a las palabras del ministro del Interior al respecto “Ahora estoy viendo la repetición de la final de Roma, no me molesten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario